SafetyDoc. Destrucción de documentos

La necesidad de destruir los discos duros

¿Sabías que cuando borras un archivo de tu disco duro todavía puede recuperarse, incluso aún eliminándolo de la papelera de reciclaje o formateando el disco duro? Basta con hacer una búsqueda en internet y en milésimas de segundo encontramos decenas de tutoriales de texto o vídeos para recuperar archivos de discos duros formateados. ¿Pero qué ocurre si no queremos que se puedan recuperar estos archivos porque son datos confidenciales?

 

¿Qué ocurre cuando eliminas un archivo?

Cuando borramos un archivo de un disco duro haciendo clic en “Eliminar” generalmente lo que le marcamos a nuestro sistema operativo es que ese espacio de datos queda ahora disponible. Este archivo puede ser recuperado hasta que otro ocupe su mismo lugar dentro de los datos. Esta posibilidad de recuperación puede ser una ayuda para solventar fácilmente errores; pero cuando realmente queremos borrar definitivamente archivos confidenciales y asegurarnos de que no es posible su lectura esto puedo resultar un quebradero de cabeza.

¿Por qué es necesario eliminar correctamente los archivos confidenciales?

Cuando eliminamos archivos con cierta información queremos que desaparezcan definitivamente sin estar al alcance de herramientas restauradoras. Esta información “eliminada” es accesible sin importar el modelo del disco o si el hardware es antiguo.

Aunque hayan ido surgiendo programas que ocultan archivos confidenciales eliminados, los ladrones informáticos también actualizan sus recursos. Y esta batalla entre programas de robo y antirrobo informático parece no acabar nunca.

Ya seamos cliente o empresa, si eliminamos o destruimos un archivo es con la intención de que nadie pueda acceder a esa información confidencial. En el caso de empresas es fundamental garantizar la máxima confidencialidad de los datos de tus clientes para mantener una relación de confianza.

 ¿Cómo destruir un disco duro correctamente?

Para destruir un disco duro de forma segura hay que destruir el disco duro físico. De esta manera nos aseguramos al 100% de que los datos no puedan ser recuperados ni por software de recuperación ni por ladrones informáticos. Así se protegen completamente la información y datos que queríamos eliminar.

La mejor forma, es contactar con una empresa especialista en la destrucción de datos que posea un certificado UNE-15713 que acredite la total destrucción de los archivos cumpliendo con la normativa vigente. En este proceso se destruyen completamente todos los componentes del disco duro haciendo que sus datos sean irrecuperables.

Estas destrucciones pueden darse in situ con maquinaria especializada o en los centros de destrucción propios, siempre garantizando un transporte de la máxima seguridad.

Deja un comentario