• Indicaciones para un hogar más sostenible

    Sostenibilidad. Todos los días desde ya hace tiempo escuchamos esta palabra ya sea a través de medidas del gobierno, a través de noticias sobre congresos internacionales, recomendaciones de distintas organizaciones, etc. Hoy en día parece que la gente está un poco más comprometida con el medio ambiente, cada vez surgen más iniciativas y proyectos con el fin de salvaguardar el mismo para dejarles un planeta sano en el que puedan vivir nuestros descendientes. Pero, además de secundar las distintas iniciativas que se van lanzando, también podemos llevar a cabo iniciativas propias sobre cómo ahorrar energía en casa y reducir gasto y consumo, que suponen un pequeño grano de arena, pero que sin duda, también cuenta.

    environmental-protection-683437_960_720

    1. El consumo de calefacción y aire acondicionado:

    Si cuentas en tu hogar con sistemas de refrigeración o calefacción debes recordar que es imprescindible hacer un uso moderado de ellos. Un hecho que sin duda trae beneficios globales, puesto que estaremos cuidando el planeta; y particulares, ya que supondrá un respiro para nuestro bolsillo. Tal vez pensemos que un grado arriba o un grado abajo supondrá una diferencia apenas apreciable, pero te podemos asegurar que sí se nota, tanto en el medio ambiente como en tu factura.

    2. Aprovecha los recursos naturales como la luz natural y el viento:

    Es obvio que no todos tenemos los recursos necesarios para adaptar nuestros hogares para instalar placas solares u otro tipo de tecnología que nos permita explotar al máximo los recursos naturales. Pero aún así, existen una serie de indicaciones si que podemos seguir para reducir el consumo y la contaminación.

    - Exprime al máximo la energía solar.
    - Pinta las paredes de un color que ofrezca luminosidad.
    - Aprovecha las corrientes naturales abriendo puertas y ventanas.

    3. Haz unas pequeñas modificaciones en la cocina:

    La cocinas es una de las secciones del hogar en donde más se gasta y también donde más se contamina. Existen una serie de consejos para reducir tanto gasto como contaminación. Se recomienda el uso de la olla a presión siempre que sea posible, no abrir el horno cada poco tiempo para no gastar de más, etc.

    4. No dejaes los aparatos electrónicos en “stanby”:

    Además de acortar la vida del electrodoméstico en cuestión, aumentará nuestra factura y generará daños al planeta, puesto que es una práctica muy común en los hogares.

    5. Utiliza bombillas de bajo consumo

    Puede que sean más caras, pero este tipo de bombillas dura aproximadamente 8 veces más que las comunes, y gastan un 80% menos de energía, así que, ¿Por qué no?

    6. Electrodomésticos de bajo consumo, también:

    Los electrodomésticos de clase A++ o A+++, reducen el consumo hasta en un 70% respecto a los de clase A. No consiste en sustituir todos tu electrodomésticos de golpe por aquellos de bajo consumo, pero en la medida de lo posible, y según lo necesitemos, decantarnos por los primeros para reducir tanto el gasto como la contaminación.

    7. No poner una lavadora o lavavajillas hasta que la carga llegue a su máximo:

    Existen ocasiones especiales, en las que es imprescindible poner una lavadora o un lavavajillas con poca carga, pero en la medida de lo posible, es mejor para ti para tu planeta que esperes a tener la carga llena para hacer un solo lavado. Y recuerda, ¡siempre con agua fría!

    8. Consigue que tu hogar esté correctamente aislado:

    Dobles cristales, uso de burletes o masilla, toldos o persianas, etc. Todos ellos están pensados para, en cierto modo, evitar la necesidad de calefacción y aire acondicionado.

    Estas son nuestras indicaciones para tener un hogar más sostenible, beneficioso tanto para tu bolsillo como para el medio ambiente. Así que, toma papel y lápiz, y pon en práctica estos consejos de inmediato. ¡Lo agradecerás!

    Los comentarios están cerrados.